sábado, 23 de enero de 2010

SERRAT x SABINA

MI PRIMO EL NANO





Tengo yo un primo que es todo un maestro



de lo mio, de lo tuyo, de lo nuestro;



un lujo para el alma y el oido,



un modo de vengarse del olvido.



Boca que mira,vecino de Estambul, rey de Algeciras.



Viene del Poble Sec ese atorrante



universal, charnego y trashumante,



que saca, cuando menos te lo esperas,



palomas de la paz de su chistera.



Y, cuando canta,



le tiembla el corazón en la garganta.



Harto ya de estar harto de las fronteras



va pidiendo escaleras para subir



de tu falda a tu blusa, toca madera:



tendría que estar prohibido un fulano así.



Detrás está la gente que necesita



su música bendita más que comer



y el siglo que deshoja su margarita.



Yo, de joven, quisiera ser como él.



Tengo yo un primo que es primo de todos



cada cual a su forma y a su modo;



loco hidalgo con yelmo de Mambrino



que no teme a gigantes ni a molinosy cuando gana



el Barça cree que hay Dios y es azulgrana.



Qué poca seriedad, qué mal ejemplo



para los mercaderes de los templos



ese alquimista de las emociones



que cura las heridas con canciones.



Mi primo el Nano,



que no me toca nada y es mi hermano.



Harto ya de estar harto de las fronteras



va pidiendo escaleras para subirde tu falda a tu blusa, toca madera:



tendría que esta prohibido un fulano así.



Detrás esta la gente que necesita



su música bendita más que comer



y el siglo que deshoja su margarita.



Yo, de joven, quisiera ser como es



mi primo Joan Manuel.






JOAQUÍN SABINA

La Montonera Letra y Música de J.M. Serrat
Con esas manos de quererte tanto
pintaba en las paredes «Luche y Vuelve»
manchando de esperanzas y de cantos
las veredas de aquel 69...
Con esas manos de enjugar sudores,
con esas manos de parir ternura,
con esas manos,
que volvieron la fe en la nueva primavera,
bordaba la esperanza montonera.
Con esas manos que pintaban
la historia de celeste y blanco,
con esas manos de quererte tanto...
Cómo quiere usted que no ande
de acá pa' allá
cargando la primavera,
cayéndose y volviéndose a levantar
la montonera.
Qué buen vasallo sería
si buen señor tuviera.
Y cómo quiere usted que no ande
de acá pa' allá
luchando la primavera,
cayéndose y volviéndose a levantar
la montonera.
Qué buen vasallo sería
si buen señor tuviera.
(Gracias a María Rosa por el envío de la letra)

COMENTARIO AL TEMA DE LA MONTONERA
(Transcripción de un artículo aparecido en La Maga
gracias a Noemí Gilda por su envío)
Durante muchos años, Joan Manuel Serrat creyó que Alicia,
una amiga suya, había sido asesinada por las bandas de la
Triple A. Él la había conocido en el 69, cuando sus primeros
pasos por estas tierras.
Inspirado en ella escribió una canción: «La montonera».
«Era una muchacha llena de sueños e ideales, como casi todos
los muchachos de su generación«, recordaba hacia el 93.
Alicia andaba furtiva las noches de la resistencia setentista,
antes de la llegada de Perón, pintando «Luche y vuelve» en las
paredes de Buenos Aires; el catalán la veía de regreso, con el
riesgo superado, el miedo vencido y las manos llenas de pintura.
Y la canción le fue necesaria.
Para Serrat, esa canción dejó una seña: estar al lado de los
golpeados y de los torturados, y hacerles compañía a los que
les esperaban en casa. En esos años conoció a militantes de
Montoneros y de ERP, y aportó fondos a pedido de familiares
de presos políticos, "más allá del cartelito que llevaran
colgado". Otra seña de la canción son los versos finales
(«Qué buen vasallo sería /si buen señor tuviera») que Serrat
tomó de El cantar del Mío Cid.
Si el señor al que se refería era el General, La montonera
tuvo un costado premonitorio a lo ocurrido con Perón en el
gobierno, cuando desde el balcón de la Casa Rosada les gritó
«¡Estúpidos, imberbes!» a la otrora "juventud maravillosa",
aquel 1º de mayo de 1974.
Desde 1972, cuando llegó Perón y Rucci le recibió en Ezeiza
con el paraguas, «yo nunca me creí que Perón fuera eso que
soñaban los jóvenes», recuerda el catalán.
No hace mucho que Serrat se enteró de que Alicia sobrevivió
a la Triple A y a la dictadura. La canción no tuvo grabación
comercial, pero es cierto que existen algunas versiones grabadas
clandestinamente, incluso en discos.
Él no ha manifestado intención de editarla ahora. Pero piensa
que si la gente la recreó porque no había un registro, eso es
lo mejor que le pudo haber pasado a La montonera.

VISITAR ESTE BLOG








CREPÚSCULO

¿Qué se muere de mí o qué renace?
¿Qué se va avioletando en la trastienda,
Qué “hilachas” de la luz me pertenecen
O acaso todo es sombra de la sombra?
¿Qué desenfado alerta se empobrece
Ante la claridad oscurecida?
Novia de lluvia, vaga cercanía
Con el galope indómito del río.
Algo de mí, algo de vos se aquieta
Se aplaca en la garganta de la tierra
Y es paz genuina la voz del horizonte
Que con su lejanía nos atrapa.
Recuerdo atardeceres infantiles
Atravesando el llano con mi padre;
Su silencio azulado me colmaba
Y aún, sé que habita en todos los crepúsculos.
Porque morir es parte de la vida
Porque la oscuridad anuncia el día
Porque en mi soledad cantan alondras
Atardezco de amor en sol menguante.
Como el rescoldo que mantiene tibias
La esperanza vital y la nostalgia
Llueve la tarde sus copiosas gotas
Antes de la embriaguez de luna y plata.
Atardecer palabra nieve amores
Caricia que mitiga los incendios
Paisaje vivo, somnoliento encanto:
Ocaso acaso quizás y todavía.
Olga Liliana Reinoso

viernes, 8 de enero de 2010

I Edición de Cuento en Corto

video

http://www.youtube.com/watch?v=mWOymoFNFDc (Cartas amarillas y pañuelos blancos)

http://www.youtube.com/watch?v=BoBTP8CH5BI (El beso)
http://www.youtube.com/watch?v=77yUHCxWSng (Paternidad)

video video

viernes, 1 de enero de 2010

NOCHEVIEJA 2009









Hay un punto en tu vida, en el que te das cuenta quién importa, quién nunca importó,
quién no importa más, y quién siempre importará.
De modo que no te preocupes por la gente de tu pasado,
hay una razón por la que no estarán en tu futuro...
Sólo Dios conoce todas las cosas.
Sus planes son perfectos, aunque no los entendamos...